jueves, 24 de marzo de 2011

EL RIVAL: SAN LORENZO


Viene en racha. No es de los equipos que mejor juegan, pero aún así, en el arranque del Clausura, el Ciclón se las ingenió para sacar muchos puntos. De hecho, es el único que puede alcanzar a Olimpo en la cima, si es que le gana a Vélez en el partido suspendido de la semana pasada.

Y como las viejas teorías del fútbol lo establecieron a mediados del siglo pasado, Ramón Díaz armó la presente versión de San Lorenzo… de atrás hacia adelante. Ratificó a Migliore en el arco, e incorporó a Ferrari y al peruano Carmona, con la intención de solidificar la defensa, uno de los puntos débiles en 2010. Además, jerarquizó el mediocampo con Ortigoza, uno de los mejores volantes centrales del país, y revolucionó el ataque con el uruguayo Salgueiro y el paraguayo Velázquez. De la nada, y tras un torneo Apertura para el olvido, el Pelado armó un equipo para estar en la pelea.

Todavía, reitero, San Lorenzo no se consolidó, no logró regularidad en su juego. No obstante, los resultados lo acompañaron. Le ganó a Godoy Cruz en Mendoza, a All Boys en Floresta, y a Boca como local. Sólo cayó con Racing en el Nuevo Gasómetro, y empató en el debut con Gimnasia, también en el Bajo Flores.

Su estructura, en principio, se presenta sólida. A la columna vertebral antes mencionada, se le agregan dos centrales que están pasando un gran momento, Tula y Bottinelli, y arriba, un delantero siempre incisivo y peligroso, Menseguez. Ahora, el principal inconveniente lo marca la intermitencia, que en ciertos momentos, se apodera de San Lorenzo.

Por eso, el Ciclón es controlable, y por ende, vencible. A las bajas por las partidas de Ortigoza, Aureliano Torres y Carmona, debido a la fecha FIFA, se le suma ésta inconsistencia, a la que Olimpo, le puede sacar provecho. Estará en el conjunto de Omar De Felippe entonces, ratificar el perfecto andar en el certamen, para de a poco, asegurar la tan ansiada permanencia en la elite.  

Nicolás Fernández para Magazine Aurinegro

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada